En defensa de Arcadi Espada

Las declaraciones de Arcadi Espada en un programa de televisión acerca de los progenitores que, a sabiendas de que el embrión presenta anomalías genéticas o es susceptible de un mayor riesgo de trastornos metabólicos o neurológicos, llevan el embarazo a término, han dado lugar a un acoso que excede con mucho de los estándares de crítica que incluso él, un hombre que vive y escribe río arriba, se ve obligado a soportar.

En una actuación que convierte el acoso en persecución institucional, la Consejería de Asuntos Sociales de la Generalitat de Cataluña ha denunciado a Espada por un presunto delito de odio contra las personas con síndrome de Down. Aunque sea desmoralizador, aclarémoslo una vez más: Espada jamás ha hablado de “personas con síndrome de Down”, por lo que difícilmente puede haber propuesto su exterminio, como sostienen sus haters.

Lo que plantea Espada (a menudo, por cierto, preguntándoselo él mismo) alude al sobrecoste derivado de una atención necesariamente extraordinaria. Es decir, quién asume la factura de esa “libertad reproductiva”. En todo caso, si algo cabe inferir de esta reflexión de Espada es el mandato irrenunciable de procurar a todas las personas nacidas, incluidas por supuesto las aquejadas de síndrome de Down, una existencia digna.

En este debate, el biólogo y ensayista Richard Dawkins considera que “abortar porque se ha obtenido un diagnóstico de amniocentesis de síndrome de Down no es peor razón para abortar que hacerlo porque sí”. Y es que, como dijo el filósofo y bioeticista Peter Singer, la discusión sobre cuestiones bioéticas que atañen al aborto se ocupa de aquello que “la gente practica en la privacidad de las clínicas”.

Pero el silencio, y los tabúes, son siempre enemigos de la libertad. Que las instituciones de gobierno no tengan entre sus prioridades estimular este debate, por lo demás habitual en el campo de la filosofía moral y de la bioética, habla de la incuria que las domina. Ahora bien, que persigan penalmente a quien ha sido su introductor en España es un vil abuso de autoridad que en el caso de la Generalitat, además, apesta a venganza. No en vano, Espada es uno de los intelectuales españoles que más eficazmente ha combatido los nacionalismos, y no sólo de palabra: impulsor del manifiesto que inspiró la creación de Ciudadanos, a su empeño se debe también la plataforma Libres e Iguales, la única entidad cívica que se movilizó en las calles de Cataluña contra la consulta del 9N, antecedente de la del 1-0.

La denuncia de la Generalitat se añade a la querella que interpuso el día 1 de marzo de 2019, también por un presunto delito de odio, la Federación de Entidades de la Discapacidad Intelectual de Cataluña (Dincat). Asimismo, en enero pasado, la Crida LGTBI, perteneciente a la trama asociativa de la extrema izquierda independentista, denunció a Espada por un presunto delito de incitación al odio, y discriminación (homofobia), a raíz de la entrada de su blog en El Mundo “Aznar, sin complejos”, en que postulaba que al diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián se le debía dispensar el mismo trato soez que él reserva a sus adversarios políticos.

Los firmantes expresamos nuestra solidaridad con Arcadi Espada, al tiempo que manifestamos nuestra preocupación ante la ofensiva de quienes, amparándose en la defensa de la moralidad, no aspiran sino a acomodar la discusión pública a sus mezquinos intereses, las más de las veces políticos.


Barcelona-Nueva York-Luxemburgo, 14 de marzo de 2019


José María Albert de Paco, periodista
Julio Valdeón, periodista
Steven Pinker, psicólogo, científico cognitivo, lingüista y escritor canadiense
Alan Sokal, científico estadounidense, profesor de Física en la Universidad de Nueva York y de Matemáticas en University College
Jean Bricmont, profesor jubilado de Física Teórica en la Universidad de Lovaina
Richard Dawkins, biólogo evolutivo​ y divulgador científico británico
Fernando Savater, filósofo
Federico Jiménez Losantos, periodista
Raúl del Pozo, periodista
Joaquín Sabina, cantante
Félix de Azúa, escritor
Jon Juaristi, escritor
Cayetana Álvarez de Toledo, historiadora y periodista
Fernando Sánchez Dragó, escritor
Antonio Escohotado, filósofo
José Antonio Montano, escritor
Jorge Bustos, periodista
José Miguel Larraya, periodista
Alberto Olmos, escritor
Carlos Cañeque, cineasta y escritor
Enrique Lynch, escritor
Teresa Giménez Barbat, escritora, antropóloga y eurodiputada del grupo Alde
Beatriz Becerra, escritora y eurodiputada del grupo Alde
Ricardo Cayuela, director editorial de Penguin Random House Mondadori México
Alfonso de Vilallonga, músico
Ramón Arcusa Alcón, músico
Fernando Navarro, diputado de C's en el Congreso
Xavier Pericay, filólogo, escritor y diputado en el Parlamento Balear por C’s
Max Lacruz, editor
Rosa Belmonte, periodista
Javier Rioyo, escritor, periodista y cineasta
Javier Melero, abogado
Juan Abreu, escritor
Albert Boadella, dramaturgo
Jaume Boix, periodista
Rafa Latorre, periodista
Leyre Iglesias, periodista
Félix Ovejero, profesor de Filosofía Política y Metodología de las Ciencias Sociales de la Universidad de Barcelona
Milena Busquets, escritora
Inés García-Albi, periodista
Jose Luis López-Linares del Campo, cineasta
Elvira Roca, historiadora
Yoani Sánchez, periodista cubana, directora del diario 14ymedio.com
Laura Fàbregas, periodista
Verónica Puertollano, traductora
Diego Salazar, periodista y editor
Santiago Navajas, profesor de Filosofía
Miriam Tey, editora
David Jiménez Torres, escritor y profesor universitario
Cristian Campos, periodista
Sergio Campos, bibliotecario
Roger Domingo, editor
Ana Nuño, escritora, poeta y editora
José Pardina, editor
Zoé Valdés, escritora
Roger Corcho, divulgador y asistente parlamentario
Josep Maria Fàbregas, divulgador
Paula F. Bobadilla, editora
Ginés Górriz, empresario
Un Tío Blanco Hetero, youtuber
Borja Martínez, escritor, editor de la revista Leer
Enrique Montiel, escritor
Mercedes Casanovas, agente literaria
Yaiza Santos, periodista
Íñigo Coppel, músico
Ferran Toutain, escritor, traductor, crítico literario y profesor de Periodismo en la Universidad Ramon Llull
Juan Antonio Horrach Miralles, escritor y docente
Vidal Arranz, periodista
Mikel Arteta, doctor en Filosofía Moral y Política
Leyre Khyal, antropóloga y sexóloga
Diego de Schouwer, tuitero
Carmen Leal, profesora jubilada
Bernardo Rabassa, presidente Club Nuevo Liberalismo Siglo XXI y del Club Liberal 1812 de Málaga
Gustavo Sanromán Vázquez, técnico cultural
Cayetano Martínez de Irujo, deportista olímpico y duque de Arjona
Fernando Díaz Villanueva, periodista
Francisco Traver, psiquiatra y escritor
Alejandro Molina Olías, abogado
Ponç Puigdevall, escritor y crítico literario
José Carlos Rodríguez, periodista
Jordi Bernal Durich, periodista
Gonzalo García-Pelayo, cineasta, productor musical
Juan Soto Ivars, periodista
Emilia Landaluce, periodista
Tsevan Rabtán, abogado
Eva Serrano, editora de Círculo de Tiza
Cristina Losada, periodista
Jesús Nieto Jurado, escritor, columnista y actor
Salvador Sostres, periodista
Miguel Ángel Quintana Paz, profesor de Ética y Política de la Universidad Europea Miguel de Cervantes
Mariano Gistaín, escritor
Juanjo Martinez Jambrina, psiquiatra
Marcos Gendre, periodista
Jesús Pérez-Lanzac, vicepresidente del Club Liberal 1812 de Málaga
Juan Antonio García Amado, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de León
Sylvia Sans, diseñadora gráfica
Anna Nadal Burgués, presidenta del CRE de NY y consejera por EEUU del CGCEE
Blanca Berasátegui, directora de El Cultural
Luis Alberto de Cuenca, poeta
Diego Ríos, profesor universitario e Investigador Consejo Nacional de Investigaciones CientÍficas y Técnicas, Buenos Aires, Argentina
Manuel Fernández-Valdés, cineasta
Santiago González, periodista
Andrés González López, economista
Camilo José Cela Conde, profesor emérito de la Universitat de les Illes Balears
Óscar Tusquets Blanca, arquitecto, diseñador, pintor y escritor
Sabino Méndez, músico y escritor
Jesús Cacho, editor y director de Voz Pópuli
Maite Rico, periodista
Sergio González Ausina, periodista
Jorge Ferrer, escritor
Berta González de Vega, periodista
Alberto Nahum García, profesor de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Navarra
Carmelo Jordá, periodista
Chema Larrea, presidente de Volt Europa en España
Dolors Caminal, pintora
María Palmero, periodista
Luca Costantini, periodista
Manuel Toscano, profesor de Filosofía Moral de la Universidad de Málaga
Patricia Jacas, bibliotecaria
Patricia Jiménez de Parga Maseda, profesora de Derecho Internacional Público de la Universidad Complutense de Madrid
José Ramón Bauzá, ex presidente de las Islas Baleares
Pilar Rodríguez Losantos, consultora estratégica
Javier Benegas, periodista
Luis Martín Arias, profesor de Farmacología de la Universidad de Valladolid
Antonio R. Naranjo, periodista
Alfonso Galindo, profesor de Filosofía Política Contemporánea en la Universidad de Murcia
Enrique Ujaldón, profesor de Filosofía de la Universidad de Murcia
José Lázaro, profesor de Humanidades Médicas en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid
Fernando Jiménez Sánchez, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Murcia
Antonio Hermosa Andújar, profesor titular de Filosofía, Universidad de Sevilla
Nicolás de Pedro, senior Fellow, The Institute for Statecraft
Hermann Tertsch, periodista
Carlos E. Díaz, ingeniero aeronáutico, Berlín, Alemania
Ferran Caballero, filósofo
Mónica Paillet, One World Project Program Director, Nueva York, EEUU
Sofía Rincón, artista disciplinar
Ramiro Cibrián, cronista hípico, antiguo lector, Yale University
Andrés Trapiello, escritor
Miriam Moreno Aguirre, doctora en Filosofía
Alfonso García Figueroa, profesor titular de Filosofía del Derecho de la Universidad de Castilla-La Mancha
Antonio Peña Freire, profesor titular de Filosofía del Derecho de la Universidad de Granada
Carmen Martínez Pineda, profesora y escritora
José Carlos Valverde, escritor y periodista
José María Marco, Universidad Pontificia de Comillas
Juan José R. Calaza, economista y matemático
Alberto G. Ibáñez, escritor y ensayista
Francisco José Llera Ramo, catedrático de Ciencia Política de la UPV-EHU
Fernando Vadillo, profesor de Matemática Aplicada de la UPV-EHU
Carlos Martínez Gorriarán, profesor de Estética y Teoría de las Artes de la UPV-EHU
Rebeca Argudo, periodista
Jesús Fernández Úbeda, periodista
Jerónimo Moreno Monforte, CEO
Ada del Moral, escritora
Pablo de Lora, profesor titular de Filosofía del Derecho de la UAM
Antonio Diéguez Lucena, catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Málaga
Laura Sancho Rocher, catedrática de Historia Antigua de la Universidad de Zaragoza
Guillermo Garabito, periodista
Gema Lendoiro, periodista y editora
Teodoro León Gross, periodista y director de la Fundación y la Cátedra Manuel Alcántara
Ramon Fontserè, actor
Aitor Estalayo Álvarez, guionista
Javier Tajadura, profesor de Derecho Constitucional de la UPV-EHU
Carlos Martínez, economista
Guillaume Haeringer, profesor de Economía, Baruch College, Nueva York
Luis Antonio de Villena, poeta
Soledad Gomis, periodista
Ramiro Villapadierna, periodista
Júlio Béjar, escritor
Fernando Peregrín, ingeniero Superior de Telecomunicaciones jubilado. Escritor
Luis Lapuente, periodista musical
Yobana Carril, abogada
Camilo de Ory, escritor
Pablo Vázquez, escritor y guionista
Fernando García Alonso, director de investigación y desarrollo en la industria farmacéutic
Isabel Echevarría Isusquiza, profesora de Lengua Española de la UPV-EHU
Carlos Fernández Fonseca, economista
María Isabel Castaño González-Coto, funcionaria de Hacienda jubilada
Matías Uribe Cobo, crítico musical
Francisco Oya, profesor de Historia. Presidente de la Asociación de Profesores por el Bilingüismo
Ana Sharife, periodista
Xabel Vegas, politólogo
Luis Herrero, periodista
Pilar Nasarre, escritora
Carlos García-Mateo, 'Barcelonerías', escritor
Manuel Mostaza, politólogo
Josean Blanco, escritor
Víctor de la Serna, periodista
Lorena Parker, veterinaria
Fernando Maura, diputado de C’s en el Congreso
Pedro Insua Rodríguez, profesor de Filosofía
Francesc de Carreras, catedrático emérito de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Barcelona
Joaquín Leguina, economista y escritor
María Elena Blanco Prieto, profesora jubilada de EPA
Santiago Sequeiros, dibujero
Tomás Valladolid Bueno, doctor en Filosofía
Lino Camprubí, Universidad de Sevilla
Aurelio Arteta, catedrático jubilado de Filosofía Moral y Política de la UPV-EHU
Antonio Rodilla, periodista
Rafa Lahuerta, comercial
Jaime Gonzalo, periodista musical
Javier Cabezas Rodríguez, ingeniero de software, California, EEUU
Juan de Ávila González, comunicación política y corporativa
Javier Antón Morán, informático
Joan Vilaplana Martí, ingeniero civil
Puri Losada, empresaria
Carmen de Tienda, empresaria
Arturo Murillo Ávila, estudiante
Jordi Suñer Lefort, empresario
Nito Fontcuberta, empresario
Jaime Climent Dewit, empresario
Ana Bassat, arquitecta
Ángel Galán, médico jubilado
Enrique Gómez, electricista en paro
Elma González, politólog
AnaTe Martínez García, economista
Pilar Jaúregui,
Luis Suárez, diseñador
Yeray González Mancebo, estudiante
Eulalia Gervás, profesora y empresaria
Gonzalo Peñalosa, músico
Luis Artime, diseñador
Julio Albalad, profesor de secundaria
Joaquin Ronda Pérez, historiador y empresario
Salvador Perpiñá, guionista y escritor
Javier Arazola Gaudichon, cineasta, realizador de televisión y bloguero
William Ruiz Durán, contable
Pedro Gómez Carrizo, editor
Pedro Luis Ampudia, cocinero
Ramón Solanas Albaredam, técnico jubilado
Manuel Molares do Val, periodista
Rose Welz, abogada
Álvaro Boro, periodista
Marisa Serrano, periodista
Rosa Cifuentes, traductora
Sergio Pineda Palomino, estudiante de Derecho
Manuel Velasco, ingeniero
Javier López Vivas, periodista
José Manuel Masip Segarra, abogado
Virginia Gutiérrez, empresaria
Jorge Pedrosa, periodista
Braulio Madueño, profesor
Helena de la Vega Orduña, traductora jurada de alemán
Miguel Postigo, profesor de secundaria
Miquel Blasi García, profesor jubilado de Enseñanza Secundaria
Elena Suñé, ciudadana
Ambrosio García Leal, biólogo y escritor
Javier Divisa, escritor
José Antonio Fuentes Rodríguez, pintor
Joaquín Ruiz Morín, informático
Juan José Ruiz, periodista
Marta Guillermo, abogada
Marcela Hinojosa, jardinera
Óscar Bermejo, activista
Fernando Castelló, periodista
Santiago Campos, empresario
Pedro Gómez Calzada, profesor universitario
Manuel Molares do Val, periodista
Fernando Santiago, periodista
Jesús Barquín, catedrático de Derecho Penal
Montserrat Ginés, profesora jubilada de la Universidad Politénica de Cataluña
Luis Méndiz, sociólogo y educador, Reading (Reino Unido)
Judith Fernández, estudiante de Bachillerato
Maite Díaz González, fotógrafa
Genoveva Rius, desempleada
Carlos Ortega, periodista
Germán Hevia Martínez, sociólogo y doctorando
Santiago Rodríguez Guerrero-Strachan, profesor
Oscar Gómez Corbo, técnico de telecomunicaciones
Jorge San Miguel, asesor político y columnista
Fernando García-Romanillos V., periodista y profesor jubilado
Pepe Jordana, productor audiovisual
Pepa Labrador Barrafón, catedrática de lengua y literatura española jubilada y concejal de Cs en Reus
Juan G.-mauriño, arquitecto
Juan Bonilla, escritor
David Robert, ingeniero de software (Alemania)
Antonio Donaire González, catedrático de Química Inorgánica
Rubén Pina, ciudadano y escritor
Juan José Cabezas Salvador, técnico de mantenimiento de telecomunicaciones
Jesús Alfaro Águila-Real, catedrático de Derecho Mercantil
Enrique Padrino, consultor
Sergi Avilés, católico
Yago Campos, lingüista
Eduard Morell Caminal, economista
María Rivas, profesora
Mariana Boadella, empresaria
José Manuel Niño Yela, jefe de mantenimiento
José María Rosales, catedrático de Filosofía Moral y Política en la Universidad de Málaga
Fernando Azagra Díaz, abogado
Jose Pablo Pavón, ciudadano de a pie
Marcos Lorite Sánchez, estudiante de Bachillerato
José María Rojas Cabañeros, activista antisicofantes
Antonio Portero R., feriante
Elina Vilá, empresaria
Felipe Colavidas Espinosa, profesor de urbanismo
Josep Guixà, periodista
Chema Ledo Cabaleiro, médico de familia
Antonio Garcia, profesor jubilado
Margarita Núñez, administrativa residente en Reus
José M. Gavilán, profesor
José Vicente Guzmán Ares, abogado
Amparo Colavidas Espinosa, jubilada
Carlos Arias Villa, farmacéutico
Emilio Díaz Rolando, catedrático de Bachillerato
Daniel Orviz, publicista
Iñigo Casasayas Talens, abogado
Ignacio Fernández Bargues, retirado
Teresa Tendero, enceradora
Francisco Carretero Aranda, informático
Camilo Vázquez, profesor de secundaria
Manuel A. Rodríguez García, realizador tv
José Luis de la Cruz Murie, abogado
Fernando Valdeon Blanco, comandante de línea aerea
Maria Isabel Guma, empresaria
Pascual González, profesor de Filosofía
Jaime Potti, biólogo
José María Alía Robledo, profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha
Josep-Abel González, profesor de la Universidad de Gerona
José Gallego Parra, jubilado
Elena Valverde Pampillón, profesora de Literatura jubilada
Eduardo Pardo González-Nandín, doctor en Periodismo
Daniel Tercero, periodista
Carlos Garriga García, periodista y editor
Concha Mateos, profesora jubilada de la Universidad de ExtremaduraJesús R. Ortega, ingeniero
Javier Ruiz, psiquiatra
Leonard Giovannini, plagiario honrado
Antonio Ortiz Hidalgo, personal de administración de la Universidad de
Málaga
Alberto Honrado Pinilla, archivero y documentalista
Miguel Guasch Aparicio, ciudadano español
Jorge Martin, funcionario en la Administración del Principado de Asturias
Rafael J. de la Vega García, empresario
Enrique Herrera Arnaiz, jubilado, TAG y letrado de Diputación Provincial
Andrés Luengo, periodista
Gonzalo Peñalosa Cano, administrativo
José María Arroyo, funcionario de la Universidad de Valladolid
Santiago Yus Teruel, médico
Carlos  Pagán, vigía
Alfonso Giral Silió, profesor de Literatura
Enrique Gómez León, escritor y profesor de Filosofía
Enrique Fernández, jubilado
Victoria Tellería, hostelera jubilada
Arturo Cuenca, artista plástico cubano
José Jaime Frías Martínez, jubilado de la Administración General
Juan José de Diego, notario
Francisco Javier López García, economista y empresario
Ana Uceda, filóloga
Jorge Merino Hernández, profesor asociado de universidad y abogado de la Generalitat
Manuel Ramos Albaladejo, técnico informático
Lola Canales, ex presa y exiliada política y periodista
Inmaculada Puig, jubilada
Concha Fisac, arquitecto
Carlos Figueroa, estudiante de Musicología
Andrea M. Esteban, soy bioquímica e ingeniera farmacéutica en Cambridge (RU)
Carlos Azar Manzur, escritor mexicano
Álvaro García, empleado público de Aena
Ramón Estrada, mecanicista
Алиса З, характер
Silvia Castellanos, reina del románico y princesa del cocido
Pedro Fernández Fernández, jubilado
Soledad  Cobos, jubilada
Frank Candries, ingeniero químico
Rafael Fernando Segura, jubilado
Alfredo Pérez Rivilla, médico
Antonio Turmo González, profesor de Lengua y Literatura Españolas
Miguel Ángel González Manjarrés,  profesor titular de Latín de la Universidad de Valladolid y colaborador de Voz Pópuli
Jorge Grau, abogado
Antonio Amengual Arregui, abogado
Graciela Merigó, socióloga
Guillermo Passas Varo, abogado
Fernando Serra, periodista
Eva Espinosa, cuidadora
Isaías Naranjo Acosta, profesor universitario
Luis Faci, periodista
Enrique Morales Canorea, ingeniero
José Miguel García, oprimido
Sofía Navarro, cocinera histórica
Carlos Bayod Lucini, arquitecto y profesor adjunto de Conservación Histórica, Columbia University, Nueva York
Juan Molina González, arquitecto
Ricardo Sanz, físico
Concepción Martínez, bibliotecaria
Ander Domínguez Arrieta, profesor de Mátemáticas
Javier Barrientos, profesor de Bachillerato
José Sánchez Tortosa, profesor de Filosofía y escritor
Abel García Roure, cineasta
Ester Caminal, leyente de Arcadi Espada
Carlos Felipe Pérez, funcionario de Administración Local con Habilitación Nacional
Eduardo Suárez Alonso, editor
Alejandro Fernández Ludeña, filólogo
Luis J. Campo Ramos, trabajador en la industria del automóvil
Angel Salaberri, librero
Carlos Gutiérrez, ciudadano
Francisco Vidal Olivares Martínez, bibliotecario
Isabel Bravo Barahona, arquitecta
Jesús Hernández, matemático
Cipriano Alonso de la Sierra Figueroa, profesor de Secundaria
David Mejía, TF en Columbia University y columnista en The Objective
Chus Petrement, funcionaria de la Administración del Estado
Mateo Biosca, técnico en Topografía y Obra Civil
Alberto Ginel, empleado público
Larry Levene, productor de cine
Rubén Moreno, administrativo
Santiago García-Catalán Ocaña, funcionario de la Administración de Justicia
Juan Lebrón Sánchez, productor de cine y televisión
Manuel Ortega Girón, profesor universitario (US,UAB y UCO)
Francisco Riera Valentine, economista
Rafa Navarro, store manager
Yago Pérez Montesinos, estudiante de Bachillerato
María Teresa Leroux, titulada en administracion de empresas y jubilada
Javier Ruiz Uriarte, inspector médico
Sergi Boadella Català, músico
José María López Heras, tarotista
Jonay Beltrán, estudiante de Periodismo
Juan Manuel Álvarez Cabello, empresario
Oscar Méndez Pírez, jurista y funcionario público
Rosa Reche, economista, inspectora de hacienda jubilada
María Gonzálbez, cuidadora
Sandra Carmona Ardanaz, periodista y ex alumna de Espada en la UPF
Javier Sanz Julián Profesión, maestro
Emilio Batista Barcón, lingüista y traductor, Tallinn, Estonia
Francisco Javier Soriano Alonso, abogado
Vicente Pardo Gómez, bibliotecario
Antonio Corral Íñigo, profesor titular de UNED
Jose E. Fernandez Vidal, ingeniero industrial, consultor de Estrategia
Estanislao Durán Montojo, consultor financiero en PwC
Carlos Aznar, artista
Rubén Martínez Abalo, guía turístico
Ana Domínguez Oronoz, historiadora
Gregorio Vázquez Justel, arquitecto urbanista
Yolanda Alba, escritora
Yolanda García López , profesora titular de Filología clásicoa (USC)
Laia Esmerats Pla, dependienta
Juan Carlos Rodríguez Manzaneque, científico
Santiago Tinoco Sánchez, inspector de Calidad
Enrique Iglesias González, ingeniero agrónomo, psicólogo
Esteban Pulido Muñoz, jubilado de banca
Ángel González Rodríguez, publicitario
Santiago Trillo González, ingeniero
Víctor Hernández Hermosilla, estudiante universitario
Pascual Martinez Sopena, profesor de Historia
Jordi Miralles Bielsa, funcionario del Estado transferido a la Comunidad Autònoma de Cataluña, jubilado
Gregorio Antolín, diseñador gráfico
Óscar Forradellas Casabón, periodista
Regina Muzquiz Vicente-Arche, farmacéutica
Javier Cornejo, maestro y filólogo
Antonio Lázaro, arquitecto
Fernando Millán, ingeniero jubilado
Lluís Caminal, consignero
Luis Fernando Colomer Queipo, economista
Luisa Lasarte, procuradora de los tribunales
Joaquín Campos, escritor, desde Santa María, isla de Sal, en Cabo Verde
Manuel Álvarez López, ingeniero
Hugo Rojas Estapé, operario de producción
José Miguel Colldefors, abogado
Pablo López Gómez, profesor de instituto
Francisco Gallego Puche, profesor de Secundaria
José A. Gallego Puche, profesor de Filosofía
Heliodoro Vázquez Merchan, profesor de Enseñanza Media jubilado
Alejandro Olivares Rodríguez, estudiante
Teresa Vílchez Moncho, profesora de Secundaria
José Antonio Martínez-Abarca, columnista
Antonio García Romero, médico
David Urquiza Castelló, arquitecto
José Sangüesa Sánchez, profesor

118 comentarios:

  1. AE no habla más que de un tabú esencialen nuestro país : la responsabilidad.

    ResponderEliminar
  2. Estamos volviendo a una etapa oscura en la que los censores ya no son los curas del franquismo sino intolerantes hordas de enemigos de la libertad de pensamiento y expresión de los demás

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted le dejaría libertad de expresión a un nazi? pues bien ese señor defendió la eugenesia y la eugenesia es de nazis.

      Eliminar
    2. La inteligencia está en el matiz. Si uno no vez el matiz no puede entrar a valorar el 'quid' de la cuestión. Una cosa es plantear la necesidad del debate moral sobre la cuestión de la eugenesia, algo que nadie puede negar a no ser que tenga respuestas predeterminadas, y otra bien diferente es defender la eugenesia. Una sociedad democrática se caracteriza precisamente por alentar los debates públicos y no por censurarlos.

      Eliminar
    3. Sabes que si es de nazis, el socialismo eso si es nazis

      Eliminar
    4. Y ustedes le dejaría la libertad de expresión a un estalinista

      Eliminar
  3. Yo también suscribo. Resulta obvio que se trata de un ajuste de cuentas de esas instituciones catalanas al hilo de la más grande de las manipulaciones y tergiversaciones que jamás habíamos visto hasta ahora por televisión: la entrevista-encerrona del seudo-periodista, publicista e impostor, por voluntad y por carácter, Risto Mejide a Arcadi Espada, posiblemente el periodistas que durante los últimos años más ha hecho en defensa de la verdad y por elevar el nivel del periodismo y la información en España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No jodas. Yo firmo porque exprese lo que le venga en gana, pero que es un hijoputa es innegable.

      Eliminar
    2. A mi me da igual quien le haya denunciado yo me alegro a mi me ofendió por mi condición ¿ conocéis la paradoja de la tolerancia? pues eso idiotas.

      Eliminar
    3. Lo suscribo totalmente. Gracias Arcadi

      Eliminar
  4. Me sumo a la firma de defensores de Arcadi.
    Este país cada vez es más analfabeto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Analfabeto tu padre, seguramente no tienes un familiar con discapacidad ni tienes discapacidad.

      Eliminar
    2. Es que a esos vamos, no es cuestión si tener familias con discapacidad o no. Es un estudio científico y propuestas conforme a los resultados obtenidos. Él no les está obligando a nada, solo informa con logica y argumentos aunque suene fatal. Pero muchas veces la verdad duele Pero si vamos siempre por la voda como ofendiditos nunca podremos razonar ni reflexionar porque pataleamos por todo. Yo si estuviera en una situación así será una decisión fuerte para mi es obvio. Pero si aplauden cuando esas mujeres locas andan por allí gritando que mi cuerpo mos normas y aborto porque quiero. Eso no es lo que Arcadi dice. En otra cosa que si no te has hecho ningun estudios y el bebe nace así pies que hacer hay que sobrellevarlo. Pero si aparece es lo duro. Además abla tambien de otras enfermedades mal formaciones como sabrás que las personas con síndrome de dawn no son las unicas discapacitadas. Siendo así denuncien y aresten a todos los que digan algo que no le guste a nadie y vamos todos a la cárcel. Él es un profecional y da información si no te parece, vale, perfecto cada quien tiene su punto de vista como la tuya frente a ese tema. Y hay muchos temas por alli como independentistas que implementan odio y desunión y les aplauden todo. La verdad el mundo está patas arriba. Y así defienden la libertad de expresión? ¡¡¡Vamo!!!

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Lo suscribo. Ángel Fernández López, militar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que fuerte!!! Te llamas igual que mi novio!! Con los mismos apellidos 🤣🤣

      Eliminar
  8. Esto qué es, ¿la lista del trifachito?

    ResponderEliminar
  9. Lo suscribo totalmente. Gracias Arcadi

    ResponderEliminar
  10. Lo suscribo. Jorge Alberto Rodríguez González. Funcionario

    ResponderEliminar
  11. Lo suscribo. José Manuel Cabello González. Profesor de Economía de la UMA.

    ResponderEliminar
  12. Lo suscribo al completo. Ciudadano de l'Hospitalet (Barcelona)

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Con Arcadi Espada, siempre.
    Felipe Colavidas
    Arquitecto

    ResponderEliminar
  15. Con admiración por Arcadi Espada.
    Margarita Núñez desde Reus

    ResponderEliminar
  16. Me parece increible el razonamiento. Me aterra! Vamos a extrapolar... Cómo mi genética me predispone a un cáncer deberé asumir el coste de la enfermedad que transmita a mis hijos e hijas. Es una pena que los padres de Espada no descubrieran a tiempo que su hijo tendria el peor de los trastornos: la immoralidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo suscribo. Doctor Menguele.

      Eliminar
    2. No sé trata de defender su razonamiento sino de defender su derecho a expresarlo, aún cuando pueda creer que es absurdo o moralmente condenable

      Eliminar
    3. Una cosa es que alguien opine lo contrario que yo (lo que me parece estupendo y "defendible") y otra, que su discurso sea moralmente condenable. En ese caso, que lo defienda su tía, yo no me molesto.

      No, no creo que los que lo defienden lo hagan sólo en aras de la libertad de expresión.

      Eliminar
    4. Le están denunciando por ejercer su derecho a la libertad de expresión. Por tanto o lo que están impidiendo es que de su opinión una pena este país

      Eliminar
    5. No estoy de acuerdo con la denuncia, pero jamás firmaría un manifiesto que, lejos de limitarse a defender la libertad de expresión se posiciona claramente a favor de ideas que considero moralmente deleznables.

      Eliminar
    6. Entonces no hablamos del mismo manifiesto

      Eliminar
  17. Lo suscribo. Teresa Vílchez, profesora de secundaria.

    ResponderEliminar
  18. Lo suscribo. A favor de la libertad. Ana Kariger.

    ResponderEliminar
  19. No es necesario estar de acuerdo con estas opiniones concretas de Arcadi Espada para condenar rotundamente su linchamiento.

    Lo suscribo. Fernando Navarro, diputado

    ResponderEliminar
  20. No estoy de acuerdo con las opiniones de Arcadi sobre el aborto. Suscribo plenamente el manifiesto.

    ResponderEliminar
  21. Mi apoyo a AE
    Mario Castrillo, gestión de proyectos

    ResponderEliminar
  22. Jesús Zorita González, abogado y abajofirmante.

    ResponderEliminar
  23. Héctor Walter Navarro - perito judicial en sectas y pseudociencias - Suscribo

    ResponderEliminar
  24. Por supuesto. Pilar Espada, psicóloga forense.

    ResponderEliminar
  25. Eduardo González Moyano, consultor.

    ResponderEliminar
  26. A favor de la libertad y en contra de los linchamientos

    ResponderEliminar
  27. Me subscribo al manifiesto por la libertad y mi apoyo a Arcadí.

    ResponderEliminar
  28. En defensa de Espada, que pone de manifiesto que el analfabetismo funcional es lacra en este país.

    ResponderEliminar
  29. Su verdad está en marcha. Nuestra verdad.

    ResponderEliminar
  30. Apoyo a Arcadi mi nombre es Eva pepiol Martínez

    ResponderEliminar
  31. No, no es eso; ni tampoco es la lista de quienes se beneficiaron a su señora madre.

    ResponderEliminar
  32. Viva la LIBERTAD, Viva Platón que plantea el tema en su REPUBLICA, Viva ARCADI uno de los pocos periodistas librepensadores y cultos que quedan en España.

    ResponderEliminar
  33. Yo también me pregunto¿dónde se firma? Mi apoyo para Arcadi contra los autonombrados adalides de la moral y las buenas costumbres

    ResponderEliminar
  34. me parece increíble que lae gente de bien apoye a alguien con tan poca empatía, y unas declaraciones tan bochornosas.
    Ya podíais apoyar a las familias que tienen hijos con discapacidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien dicho, a mi este listado me da verdadero asco.

      Eliminar
  35. Apoyo a Arcadi Espada en este caso cualesquiera que sean los argumentos del manifiesto.

    ResponderEliminar
  36. Alucino, que haya gente que apoye a este Goebbels, es un autentico nazi y un matón. Y por favor no divulgueis que es catalán, me averguenza.

    ResponderEliminar
  37. Lo suscribo. Carlos Cid-Fuentes Ríos, dietista.

    ResponderEliminar
  38. El escrito, con perdón, no es fiel a la realidad, nadie vio el programa de 4? Dónde se reproducían fielmente las letras de sus articulos? En el cual si hablaba concretamente de las personas con Síndrome de Down (una frase llena de lindeces donde los dejaba a la altura del betún). ¿Bravo por la libertad de expresión? Por supuesto.... Pero yo, por ejemplo, madre de una persona con diversidad funcional, que no supe hasta su nacimiento su condicion y por lo tanto los argumentos de este señor de desmontan.
    No estoy a favor del insulto como argumentos fácil (como él si lo ha hecho de una manera muy elocuente) pero estos acontecimientos si me hacen pensar que falta mucha tolerancia y me asusta saber que haya tantas personas que piensen como él ... Me asusta porque el futuro de mi hijo será más complicado. Mi forma de pensar no me convierte en analfabeta, si no en una persona empática y que lucha por la inclusión aunque a día de hoy suene a utopía.
    La belleza de la evolución es la disparidad y el debate... Pero siempre sin insultos, ni vejaciones porque eso ya dista mucho de la esencia de lo que es la libertad de expresión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El programa de la 4, con perdón, no es fiel a la realidad, es basura. Lo que dice el manifiesto es la realidad.
      En defensa de Arcadi Espada.

      Eliminar
    2. Con todo mi respeto señora en ningún momento el la incluyo a usted, en ningún momento porque hablaba de las personas que lo sabían antes

      Eliminar
    3. Pues no entiendo por qué debería haber una diferencia entre los que lo sabían antes y los que no. Esas personas que lo sabían antes merecen también la libertad de elegir sin presiones. Aunque yo abortaría sin dudarlo, entiendo que otras personas no son capaces de hacerlo, por la razón que sea. Quizás su moralidad o su instinto les dicten que deben seguir adelante y querer y cuidar a su hijo sea cual sea su circunstancia. A lo mejor algunas de esas personas que lo sabían antes no pueden asumir todos los costes necesarios para dar una vida lo más digna posible a su hijo, pero tampoco eligieron las complicaciones de su embarazo. Arcadi Espada dice que esas personas deberán asumir la responsabilidad económica. Si eso no es una forma de presión ¿qué es?

      Me recuerda a las abusivas leyes contra el aborto de algunos países, que tienen como resultado el que puedan abortar en buenas condiciones sólo las mujeres que tienen dinero para hacerlo, dejando, como siempre, a las personas más desfavorecidas sin una verdadera libertad de elección.

      Eliminar
    4. Porque esas decisiones se toman con el dinero de todos y sin preguntarles a los que lo van a poner si están de acuerdo

      Eliminar
    5. Me da escalofríos ver la frialdad con que trata algo tan delicado, reduciendo a motivos económicos un asunto que atañe a seres humanos con problemas serios, a la dignidad de la vida, a la empatía y la solidaridad.

      Según su "lógica", se trata simplemente de que el que toma una decisión asume la responsabilidad económica, en este caso, los padres que lo sabían.
      Se centran en la relación Sociedad-padres pero ¿se le ha ocurrido en algún momento enfocar el asunto desde la relación de la sociedad con el niño, que es, al fin y al cabo, el afectado? Piénselo: Alguien nace con graves problemas, pero es un ciudadano, al fin y al cabo, con sus derechos. Los padres NO pueden costear lo necesario para que él tenga una vida digna. Sinceramente, ¿cree que la sociedad debería despreocuparse porque sus padres lo deberían haber abortado y no lo hicieron? ¿Tendría usted las agallas de negar la ayuda a un niño discapacitado?

      Eliminar
    6. Buenos días, ese es el grave problema que tenemos en este país. Nos creemos con una superioridad moral que a veces no están porque te recuerdo que sin dinero no se puede pagar ningún tratamiento para nadie. Pero a ver creo que no me ha entendido bien mi opinión personal aquí no importa. Porque creo que el debate no va sobre eso estoy defendiendo el derecho de este señor a opinar lo que estime oportuno aunque a usted le parezca deleznable

      Eliminar
    7. Le he entendido, pero quizás usted a mí no, porque ya dije antes que yo también estoy a favor de que cada cual diga lo que quiera aunque a mí no me parezca bien, pero que estoy de acuerdo con Noam Chomsky, quien no firmó este manifiesto porque va más allá del asunto de la libertad de expresión y es una clara expresión de solidaridad hacia Arcadi Espada.

      Eliminar
  39. Me encanta esta alegoría a la "libertad de expresión"...Me la creería, si no fuera porque no he visto ninguno de vuestros nombres en manifiestos a favor de Valtonik, Hasel, Willy Toledo, La Insurgencia, Los titiriteros de Madrid, Evaristo Páramo, Toni Albá,....seguro que os suenan!!!

    No nos engañan!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente los mismos que queréis condenar a Arcadi Espada por hacer una reflexión ética que plantea quién paga los gastos derivados de las discapacidades (con la que se puede estar o no de acuerdo, yo personalmente no lo estoy)sois los que absolveis de toda culpa a Valtonic que pide directamente el asesinato:
      - "Jorge Campos merece una bomba de destrucción nuclear"

      - "Llegaremos a la nuez de tu cuello, cabrón, encontrándonos en el palacio del Borbón, kalashnikov"

      - "Le arrancaré la arteria y todo lo que haga falta"; queremos la muerte para todos estos cerdos"

      Eliminar
    2. Eso no es lo que plantea. Lo que plantea es que quién paga los gastos de las discapacidades, EN CASO DE QUE SE SEPA DE ANTEMANO QUE LA PERSONA QUE VA A NACER TIENE UNA DISCAPACIDAD, Y AÚN ASÍ SE DECIDA SEGUIR ADELANTE, debe ser el que ha hecho esa elección, la cual ha sido libremente realizada.

      Lo único que he visto de Espada es su intervención en el programa de cuatro y la entrevista que le hizo UTBH, pero en ambas deja claro (a mí parecer) que esa es su postura. Por lo que no está defendiendo la retirada de las ayudas a aquellas personas ya vivas que presentan una discapacidad, ni a aquellas a las que se les detecte tal una vez hayan nacido, no antes.

      Eliminar
    3. Entonces sí se defiende que se retire la ayuda a un ciudadano ya vivo con una discapacidad pero SÓLO en caso de que sus padres, sabiéndolo con antelación, hubieran decidido tenerlo. O sea, que se joda el niño, pero sólo si su discapacidad se veía venir...

      Me parece increíble que, en todos los comentarios que he leído desde que surgió este tema, aún no he visto que nadie piense en los seres humanos que verdaderamente necesitarían nuestra ayuda. Bueno, sí, Arcadi Espada pensó en ellos...y los llamó tontos, enfermos o peores.

      Qué asco de sociedad.

      Eliminar
    4. Entonces ustedes ya me ha leído poco por ahí yo no estoy ni defendere nunca a los titiriteros, pero nunca consentiría que se casa con trasera de un delito que no cometieron simplemente eso sí les metería una multa administrativa por permitir menores en una obra que no lo era

      Eliminar
    5. ¿Qué? ¿Es usted consciente del disparate ininteligible que ha escrito?

      Eliminar
    6. Las personas inteligentes deducen que usado un reconocedor. Y que este comentario no iba en esta parte.

      Eliminar
    7. De hecho iba por el tema de los titiriteros

      Eliminar
    8. He sido uno de los poquitos que defendió a los titiriteros y que consideraba que lo que se debía haber hecho era ponerles una falta administrativa por permitir la entrada de menores. Pero por supuesto nada de delitos de terrorismo ni ni nada por el estilo. Pero es que es lo mismo que están haciendo estos con Arcadi

      Eliminar
  40. Lo suscribo. José Félix Reyes Martín. Empresario

    ResponderEliminar
  41. de acuerdo, en defensa contra l9s manipulaodors en la comunicación

    ResponderEliminar
  42. Suscribo el manifiesto. Jaime Moya Benitez, mecánico, Murcia.

    ResponderEliminar
  43. Firmo: Antonio García Romero. Médico

    ResponderEliminar
  44. Lo suscribo. Víctor Hernández Hermosilla, estudiante universitario.

    ResponderEliminar
  45. El señor Espada recoge lo que siembra cada vez que tiene ocasion; odio. Con su pan se lo coma y que aguante el palo de su vela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tenga cuidado que mañana puede ser usted el que se ha denunciado por decir algo

      Eliminar
  46. Firmo: Ignacio Fernández Padrón, Profesor de FP.

    ResponderEliminar
  47. Firmo: Alejandro Martínez Ruiz, Graduado en Biología, Youtuber.

    ResponderEliminar
  48. Firmo: Eduardo P. Vera, Músico titulado profesional.

    ResponderEliminar
  49. Enrique Rus Arias investigador y liberal y liberal de verdad no de los de mentira. Si bien es cierto que el señor espada se busca muchas veces sus propios problemas porque cuando ha querido ser radical también lo ha sido y cuando ha querido se antiliberal aunque luego él se venda como liberal, también lo ha sido por ejemplo en el caso en el caso catalán, tengo que suscribir este manifiesto tal y como está escrito, porque como liberal insisto de pura sangre que soy, la libertad de expresión está por encima de todo lo demás. Eso sí también la libertad de autodeterminación señor Arcadi que siempre se olvida usted ese detalle

    ResponderEliminar
  50. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  51. FEA Y CARA
    2874€ es el gasto medio anual de una persona con diversidad en salud y autonomía personal.
    35mil personas con Síndrome de Down en España.
    100 millones y medio de euros en gasto aprox.
    Tabaquismo: 4 mil millones de euros en gasto para el Estado.

    Algunas familias escogen tener un hijo con Síndrome de Down,
    y les honra, porque lo fácil es no tenerlo,
    y es posible no tenerlo, y no se considera inmoral.
    No entro en este tema.

    Otras familias conocen el diagnóstico cuando la persona ya ha nacido,
    y las aceptan (en su mayoría), algo que les honra,
    que habla muy bien de la humanidad,
    hacer lo contrario sería... más cuestionable, feo.
    Y en términos económicos, sería más caro para el Estado.

    Cuestionar a quien asume vivir una vida menos cómoda
    y hacerles culpables de luchar por la máxima autonomía de su hijo/a,
    de aceptar el reto, presentándolos como una especie de caprichosos
    o snobs garrapatas, inmorales... pues también es feo.

    Y cuando uno hace cosas feas, en público,
    pues se puede encontrar con respuestas feas: denuncias, haters desagradables etc.
    Sí, puede acogerse al derecho de libertad de expresión,
    pero tampoco olvide el derecho a la vida digna.
    No está usted siendo justo y alguien tiene que decírselo,
    y la justicia dirá si pudiendo ser libre para expresarse
    quizá se excedió, o faltó a la verdad, o la está manipulando a su antojo.

    ResponderEliminar
  52. Le pongo un ejemplo del daño que ha podido hacer,
    por si le apetece hacer un trabajo de empatía, incluso de arrepentimiento.
    Si usted mañana, no lo quiera nadie, tiene un accidente y queda malparado,
    por ejemplo, tetrapléjico, como en su día Ramón Sampedro,
    se encontrará con que, además de no tener el derecho a decidir morir dignamente,
    también puede que se encuentre con que alguien escriba y le achaque,
    como usted hace, que no es rentable como ser humano.
    Y eso, estará de acuerdo con que es injusto.

    Permítame que dude de sus intenciones cuando escribe sobre este colectivo,
    porque si quiere hablar o debatir de la rentabilidad de la sanidad,
    puede hablar del tabaquismo, algo que la gente elige, que no es genético,
    y que supone un gasto de 4mil millones de euros ( 40 veces más).
    Es más egoísta que todos asumamos los gastos de los fumadores.

    Si quiere debatir sobre la posibilidad de decidir tener o no un hijo,
    le recuerdo que hay una ley de aborto ya.
    Y sí, hay gente que decide no tener hijos/as,
    y creo que está bien poder decidir si estás capacitado/a para criar bien,
    y más si la labor de crianza se presenta más dura, porque todavía el mundo y la sociedad
    no están adaptadas y preparadas para que tod@s podamos vivir de igual manera.

    Si quiere debatir sobre la rentabilidad de las personas con diversidad,
    le recuerdo que generan muchos puestos de trabajo, trabajan
    y ayudan a recuperar valores que la economía nos hace obviar,
    como el amor a las personas o el respeto y aceptación a todo el mundo.
    Que en esos centros de trabajo se cree en sus derechos, como en los de cualquier persona,
    y que muchas de estas personas tienen cada día más accesible poder ser independientes,
    en términos económicos, rentables.

    Permítame que dude de sus intenciones, que crea que lo que hace es meterse
    con un colectivo minoritario buscando polemizar para sacarle rédito económico.
    Como una buena táctica de marketing, aunque poco ética, aprovechando las redes sociales,
    en ocasiones muy útiles, otras, no tanto.
    Reconozco que las redes sociales son muy crueles últimamente,
    que todos nos venimos arriba, como si lo que se escribe no tuviera consecuencias,
    también que Risto Mejide posiblemente lo utilizó también como una herramienta
    de marketing, pero permítame decirle, solamente, que su intención era más digna
    que la que aparenta ser la suya.
    Permítame dudar de que su intención fuera crear un debate sobre bioética,
    que crea más en sus “mezquinos intereses”, porque hacer daño a familias que arrastran sensaciones complicadas desde el nacimiento de sus hijos/as y presentarse como una víctima de una campaña de desprestigio, es darle una vuelta muy gorda a la realidad.
    Desde mi humilde derecho a expresarme libremente, me gustaría decirle que siga opinando con libertad, pero que esa libertad no ponga en cuestión la de otras personas, la del derecho a decidir, y menos cuando la decisión es favorecer el derecho a una vida digna.
    No alimente, de nuevo, mitos que ya están superados, por favor. E infórmese antes de opinar.
    Es su obligación. Y dentro del privilegio que el puesto como opinador le ofrece, hágase un favor y no ataque a la gente, teniendo la oportunidad de favorecer y ayudar a crear un mundo mejor. Se sentirá mejor, se lo aseguro.

    Y como usted le dijo a Risto, si quiere: “Debatámoslo”.


    Le dejo mis fuentes:
    https://www.sindromedown.net/noticia/2-874-es-el-gasto-medio-anual-que-soporta-una-familia-con-algun-miembro-con-discapacidad/
    https://www.abc.es/local-aragon/20150102/abci-tabaco-cuesta-estado-4000-201501020901.html
    https://www.downciclopedia.org/areas/informacion-basica/2956-datos-estadisticos-sobre-el-sindrome-de-down.html

    Firma: Borja Dorado, Educador Social en Down Coruña.

    ResponderEliminar
  53. Eso espero y también espero que cuando la sentencia sea firme usted también la acepte y ojo que me la gran parte de lo que ha dicho estoy de acuerdo. Pero por mucho que me resulte un esperpento lo que ha dicho este señor no se le puede prohibir decirlo bajo ningún concepto si queremos vivir en democracia claro y además y además lo que este señor dice tiene que ver con lo que todos hagamos no con lo que usted pague por tener un hijo, sino por lo que pago yo porque ustedes lo tenga

    ResponderEliminar
  54. Aceptaré la sentencia, por supuesto. Y no estoy diciendo que se le deba prohibir, sino que debería de tener un poco de sensibilidad con quienes no creo que le hayan hecho nada. Por último, si usted valora a los ciudadanos por criterios económicos no tengo mucho más que decirle porque no vamos a estar deacuerdo nunca, pero también le digo que hay muchas personas que con lo que hacen o dejan de hacer salen más caros, y tienen todas las capacidades en regla. A esos son a los que hay que reclamar, a los que roban o viven de otros, a los que tienen poca humanidad, no a los que dan vida y aportan vida. Los criterios económicos no deben dar la vuelta a la lógica humana.

    ResponderEliminar
  55. A ver no lo he dicho con ánimo de ofender a nadie me refiero a que creo que en este debate se están mezclando cosas. No estamos hablando de estar a favor o en contra de lo que ha dicho señor Arcadi estamos hablando del derecho que tiene a decirlo. Es decir a mí puede que no me guste lo que usted diga yo como liberar y hay quien lo confunde con insensible, pero para nada es así, entiendo que cada cual debe pagarse lo suyo en gran medida. Porque al final muchas de estas ayudas terminan yendo a quien realmente no las necesita y yo no tengo ninguna gana que con los bajos ingresos que tengo encima me quite el estado más dinero para muchas veces dárselo muchas veces y digo y repito muchas veces, dárselo a quién no lo necesita. Pero esto es una opinión y no se me puede prohibir dar esa opinión simplemente porque a otra persona le resulte deleznable lo que he hecho es que mañana pueden cambiar las tornas y la forma de ver y de pensar de la sociedad y entonces los perseguidos van a ser eso que hoy persiguen

    ResponderEliminar
  56. Bien, no me ofende y tiene derecho a decir lo que quiera. El resto a contraopinar o a denunciar si creemos que atenta contra otros. Las familias de personas con síndrome de down no merecen una crítica tan injusta, ni reciben una ayuda tan exagerada que deba crearse el debate en torno a ella.

    ResponderEliminar
  57. Totalmente de acuerdo con usted, lo que dudo mucho y no lo digo por su caso en concreto, es que eso es que han denunciado que además han sido la Generalitat y no sé quién más, por lo tanto está claro que hay un interés político y les importa bien poco interés de los niños, esos no van a aceptar la sentencia porque este país es así

    ResponderEliminar
  58. Esos que dice "no sé quien más" son el Comité Español de Personas con discapacidad (CERMI), que obviamente se sienten mal tratados, porque Arcadi puede decir lo que le de la gana, es libertad de expresión, pero también ha de entender que lo que dice hace daño a un colectivo. Desgraciadamente han cogido al colectivo de personas con síndrome de down como podían hablar de cualquier tema para seguir con sus peleas políticas entre ustedes y los catalanes. Dejo de hacer esfuerzos en este foro, en el que hay representada mucha gente que ha firmado un manifiesto en favor de la libertad de expresión pero que comienzo a dudar si saben qué es lo que expresó Arcadi. Dejo de hacer esfuerzos en este foro porque representando a tanta gente, solo me contesta usted, lo que me hace dudar de la representatividad de este. No por usted. A usted le agradezco su paciencia y su educación al debatir. Ojalá hubiera más gente así y menos que cogieran una parte de la información para hacer un alegato a su beneficio. Gracias.

    ResponderEliminar
  59. Firmo: Enrique Parra Campanon. Estudiante de Medicina.

    ResponderEliminar